15 de junio de 2024

Descubre qué unidades de mantenimiento incluir en tu sistema neumático.


Objetivo de una unidad de mantenimiento en un sistema neumático.

El objetivo general de los filtros como una unidades de mantenimiento de conexiones de aire es eliminar partículas y contaminantes presentes en el aire comprimido. Estos filtros desempeñan un papel crucial en el sistema neumático al garantizar la calidad del aire y proteger los componentes neumáticos de posibles daños.

Tipos de filtros

  • Filtro-regulador-lubricador (FRL): Es la combinación más común de unidades de mantenimiento. El filtro elimina partículas y contaminantes del aire comprimido, el regulador ajusta y controla la presión de trabajo, y el lubricador añade una capa de lubricante para los componentes neumáticos.
  • Filtro-regulador (FR): Esta unidad combina un filtro y un regulador. El filtro elimina partículas y contaminantes del aire comprimido, mientras que el regulador ajusta y controla la presión de trabajo.
  • Filtro-lubricador (FL): Combina un filtro y un lubricador. El filtro elimina partículas y contaminantes del aire comprimido, mientras que el lubricador añade una capa de lubricante para los componentes neumáticos.
  • Regulador-lubricador (RL): Es la combinación de un regulador y un lubricador. El regulador ajusta y controla la presión de trabajo, mientras que el lubricador añade una capa de lubricante.

Fases de una unidad de mantenimiento

  1. Filtración: En esta fase, se encuentra el filtro como una de las unidades de mantenimiento, cuya función es eliminar partículas y contaminantes presentes en el aire comprimido. El filtro está diseñado con un medio filtrante que atrapa y retiene las partículas, evitando que ingresen a los componentes neumáticos. Algunos filtros también pueden tener elementos coalescentes para separar y eliminar la humedad del aire comprimido.
  2. Regulación: En esta etapa, se sitúa el regulador, encargado de controlar y ajustar la presión del aire comprimido. El regulador tiene una perilla o dial que permite establecer la presión deseada de salida. A medida que el aire pasa a través del regulador, se reduce o ajusta la presión a un nivel seguro y adecuado para los componentes neumáticos y las aplicaciones específicas.
  3. Lubricación: Aquí se encuentra el lubricador, que añade una fina capa de lubricante al aire comprimido. El lubricante se mezcla con el aire y se distribuye a los componentes neumáticos para proporcionar una lubricación adecuada y reducir la fricción. Esto ayuda a mantener un funcionamiento suave, prolongar la vida útil de los componentes y reducir el desgaste.

Es importante tener en cuenta que las etapas de una unidad de mantenimiento para aire comprimido pueden variar dependiendo del diseño y las necesidades específicas del sistema neumático.

Para más información como su clasificación, descripción y dónde encontrarlas, accede aquí.